Introducción

¿Cómo preparar un caso penal?

Seguramente cuando te encuentras ante tu primer caso penal (o el penal no es tu especialidad) te haces una pregunta ¿Cómo preparo este caso?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que hay tantas formas de preparar un caso penal como abogados colegiados hay.

Es decir, cada forma de preparar la defensa en un tema penal es personal de cada uno, aunque casi todas las formas reúnen características comunes.

Ahora sí ¿cómo preparar un caso penal siendo la defensa?

Como ya he dicho, hay tantas formas de preparar una defensa penal como abogados hay.

Pero no obstante hay algunas “reglas” comunes que deberían seguirse en la preparación de los asuntos penales.

Estas son las “reglas” a las que me refiero en el parrafo anterior:

  1. Una vez que el asunto llega a nuestras manos, tener todos los autos del procedimiento.
  2. Analizar exhaustivamente cada documento-actuación del procedimiento
  3. Estudiar cualquier detalle, por mínimo que sea
  4. Plasmar todas nuestras conclusiones por escrito
  5. Ensayar
  6. Ejecutar en el juicio todo lo estudiado y ensayado

Vamos a detallar todas estas reglas/recomendaciones

Obtener los autos del procedimiento

Cuando nos llega un procedimiento penal en el que vamos a ejercer la defensa del investigado, el procedimiento, por norma general, ya está iniciado.

Esto hace que ya se hayan practicado algunas actuaciones. Puede que el procedimiento esté iniciándose o que ya esté muy avanzado, pero en todo caso es necesario obtener rápidamente las actuaciones del procedimiento.

Analizar exhaustivamente cada documento-actuación del procedimiento

Este es un paso evidente, pero no está de más recordarlo.

Esto no quiere decir que haya que estudiar detalladamente cada documento, resolución… que obren en los autos del procedimiento, pues habrá resoluciones que únicamente son de mero trámite.

Pero sí que hay actuaciones que requieren de un especial estudio (las denuncias o querellas presentadas, pruebas que hayan sido presentadas, declaraciones de los denunciantes, testigos…) ya que es ahí donde se evidenciarán detalles que pueden ser importantes para la defensa del cliente.

Este estudio no es algo que se haga una sola vez, sino que es algo que iremos haciendo continuamente en la tramitación del asunto, puesto que la misma actuación la analizaremos varias veces.

Estudiar cualquier detalle

Como ya se ha dicho antes, el estudio de las actuaciones obrantes en el procedimiento nos desvelará detalles que pueden ser muy importantes para la defensa.

Es necesario el correcto estudio de cualquier detalle que pueda parecernos importante, puesto que un detalle (aunque pueda parecer mínimo) puede poner todo a nuestro favor o en nuestra contra.

A modo de ejemplo, un detalle puede provocar la nulidad de una prueba y tener como consecuencia la absolución del acusado.

Hacer un esquema del juicio

A nivel procesal, conviene tener un esquema de las fases del juicio oral (con la experiencia ese esquema se interioriza, pero nunca está de más tenerlo en un papel)

En lo que se refiere el asunto, este será nuestro “guion”.

Ese guion debe combinar el esquema puramente procesal con las circunstancias del caso.

Como mínimo, el guion debería contener lo siguiente:

  1. Una versión resumida de las cuestiones previas que, en su caso, introduzcamos.
  2. Unas preguntas mínimas que vayamos a hacer en los interrogatorios. No obstante, la mayoría de las preguntas nos vendrán a la cabeza mientras se va desarrollando la vista.
  3. Las modificaciones de nuestro escrito de conclusiones provisionales, en su caso (que se tengan en cuenta atenuantes que no hemos dicho en el escrito de defensa, por ejemplo)

Nótese que no introduzco en el guion el informe final que tenemos que hacer al final de la vista. Esto es así porque ese informe tendremos que hacerlo a la vista de las pruebas practicadas durante el juicio, qué es donde se despliega toda la actividad probatoria.

Ensayar

Sí, es muy importante el ensayo de nuestra intervención en el juicio, algo así como si de una obra de teatro se tratase. Existe cierto paralelismo entre un juicio y una obra de teatro: tenemos un guion que nosotros mismos preparamos, pero las circunstancias pueden obligarnos a “improvisar”.

Sí, he puesto improvisar con comillas, y es que improvisar en un juicio, en su significado más puro, en realidad no suele ser nada beneficioso.

Cuando hablo de “improvisar” en un juicio, en realidad hablo de tener en cuenta las variables que pueden presentarse, es decir, aquellas circunstancias que pueden ocurrir o no en un juicio (por ejemplo que un testigo diga algo que no esperamos)

Está claro que no se pueden controlar todas las variables, pero un correcto estudio del asunto siempre posibilitará el control de buena parte de las variables así como el darles respuesta.

Ejecutar en el juicio todo lo estudiado y ensayado

Ya ha llegado el día del juicio, y ahora te toca defender dos cosas: a tu cliente y tu trabajo previo.

Es muy importante acudir a la vista con la máxima tranquilidad posible, y esa tranquilidad solo es posible tenerla si el caso se ha preparado a conciencia.

Durante la vista, cuando nos toque intervenir es muy importante controlar nuestra voz, intentando mantener un tono de voz calmado (sin que sea excesivamente lento) pues de otro modo es muy posible que quien tiene que mostrarnos atención (el Juez) no lo haga.

También es importante tener las ideas muy claras, es decir, tener muy claro que es lo que queremos decir. Pero también hay que tener la mente abierta, pues en la vista pueden darse circunstancias imprevistas a las que tendremos que dar la oportuna respuesta.

Conclusión

La conclusión que se puede extraer de todo lo visto es que la correcta preparación de un caso penal requiere, inexcusablemente, de un estudio y preparación del caso exhaustivo.

Espero que este post pueda servir de ayuda para quien se encuentre ante la duda de como debe actuarse durante un asunto penal.

Raul Castro
Raul Castro

Abogado

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *