Saltar al contenido

La validez de los correos electrónicos como prueba documental

05/04/2021

Prueba documental y correos electrónicos: MIRADA A LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO DE 23 DE JULIO DE 2020.

El Tribunal Supremo, en Pleno de la Sala de lo Social (STS 23/7/2020 Rec. 239/2018), decide adoptar un concepto jurídico-procesal amplio de la prueba documental. Incluye en esta a los correos electrónicos impresos, concediéndoles la naturaleza de documentos a efectos probatorios.

Este caso se trata de una impugnación de un acuerdo de modificación de Convenio Colectivo. La parte recurrente formula Recurso de Casación. Solicita esta la revisión fáctica de ciertos hechos probados sustentados, entre otros, en un correo electrónico.

Es imprescindible recordar lo que hasta ahora decía el Alto Tribunal

La misma sentencia recuerda que el mismo Tribunal en otras sentencias afirmó que los medios de prueba enumerados en el artículo 299.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, medios audiovisuales y soporte electrónico, tienen naturaleza autónoma, es decir, no son prueba documental.

Sin embargo, entre otras, en STS de 18 de septiembre de 2018, estimó el Tribunal una pretensión revisoria basada en un correo electrónico.

Examen de la naturaleza de los correos electrónicos

Llegados a este punto, el Tribunal Supremo toma como punto de partida para su decisión el examen de la naturaleza de los correos electrónicos. Para ello se basa en la distinción entre medios de prueba y fuentes de prueba.

Fuentes de prueba

Las fuentes de prueba son ilimitadas, es de dónde procede la prueba. Se incorporan al proceso a través de medios de prueba.

Medios de prueba

Los medios de prueba son la forma de incluir en el proceso las fuentes de prueba. Los medios de prueba son, sin embargo, limitados, únicamente los establecidos por la Ley.

Reconocimiento y análisis del avance tecnológico

El siguiente pilar que analiza el Tribunal Supremo para tomar su decisión es el reconocimiento y análisis del imparable el avance tecnológico que »ha hecho que muchos documentos se materialicen y presenten a juicio a través de los nuevos soportes electrónicos, lo que no debe excluir su naturaleza de prueba documental, con las necesarias adaptaciones».

Siendo consciente de esta imparable evolución, y de que los tribunales tienen que poder seguir este ritmo el Alto Tribunal afirma que si no se postula un concepto amplio de prueba documental, llegará un momento en que la revisión fáctica casacional quedará vaciada de contenido si se limita a los documentos escritos, es decir, la realidad y el análisis de la misma como prueba, quedará desfasado.

La aportación de la prueba electrónica al proceso, por lo tanto, puede tener lugar como un documento privado (impresión de correos electrónicos, de whatsapp, etc.), mediante documento público, a través de un informe pericial y también por la constatación directa por reconocimiento judicial. Cada una con su respectivo valor probatorio.

Sin embargo, puntualiza el Tribunal Supremo que el caso de aportación como documento privado, no toda impugnación por inadecuada valoración del Juez significa que sirva para impugnar la sentencia. Al igual que los documentos privados debe ser valorado si se ha impugnado su autenticidad por la parte a quien perjudica, si ha sido autenticado y si goza de literosuficiencia.

Por lo tanto, la forma de aportar o presentar un documento electrónico en el proceso judicial será clave para poder acreditar de una forma segura y fiable los hechos. Y la impresión de esa fuente de prueba digital, se tomará como documento privado.


Jessica Lavandeira

Abogada

Hola, 👋 si no quieres perderte las últimas publis en el blog y todo el contenido adicional que podemos ofrecerte cada semana...👇

Regístrate aquí para recibir este contenido en tu bandeja de entrada todos los lunes a las 10:00 (sin SPAM, prometido).

Enviando este formulario aceptas nuestra política de privacidad . Léela aquí para obtener más información.

Configurar