Saltar al contenido

Despidos cada vez más procedentes

23/12/2019

Finaliza 2019 y una de las noticias más relevantes del marco jurídico-laboral ha sido, sin ninguna duda, un fallo del Tribunal Constitucional, en el que da luz verde al despido por baja laboral de una trabajadora, aunque esta baja hubiera estado justificada, ya que, amparándose en la legislación laboral vigente, estiman ha superado el umbral de absentismo del art 52.d) del ET.

¿En que se basa el TC?

Principal y desgraciadamente, se debe a algo inherente al marco sociolaboral español, fenómeno del absentismo laboral.  El absentismo laboral, como fenómeno inherente en nuestra sociedad, conexionado con nuestro entorno del sur de Europa y cuya infinidad de causas, motivos y regulaciones están amparados  en el Estatuto de los Trabajadores en numerosos artículos (21.4, 45.1, 48.1 y 52.2, 54.1 y 64.1.7….)

¿Por qué esta sentencia?

Resulta inaudito que un fallo de un tribunal de tan envergadura fuere en contra de lo que históricamente se ha conocido como el lado débil de una relación contractual laboral, de los 12 miembros del TC, únicamente 4 estaban en contra.

Este fallo, alarma sin contemplaciones, también Sindicatos, UGT y CCOO se levantan y no dudan en luchar por esta decisión que además posé un tinte político que es el detonante característico de esta pugna tan diferenciada políticamente.

Es la reforma en 2012 del PP, la que motiva el cambio drástico que castiga a los que se presuponen el lado débil y beneficia escandalosamente al empresario al que da más facilidades. Creen que se antepone el beneficio productivo amparado en una relación contractual de carácter laboral a la salud de los trabajadores.

Voy un poco más allá, entrando de lleno al epicentro del que creo es el verdadero problema y lo que más controversia nos atañe… por lo que me cuestiono lo siguiente;

¿Se debería desvincular el poder político de un tribunal cuya principal misión recogida en la carta magna es la de amparar por nuestros derechos fundamentales constitucionales? Creo que la respuesta es tan sencilla que resulta hipócrita ocultar la confrontación que generara la misma.

¿Qué podemos sacar en claro?

Bajo mi punto de vista, la primera pincelada de que la empresa privada cada vez genera más rechazo por parte de los trabajadores más cualificados, ¿A qué se debe este rechazo?

En primer lugar, la falta de SEGURIDAD de empleo, nos encontramos en un momento en que surge el fenómeno de “Las generaciones perdidas”, aquellos nacidos entre el 86 y el 98, estos 12 años de dureza y precariedad laboral, han sido clave para aquellos que se han decantado por un oficio seguro. Ya que la crisis, la fuga de cerebros y el malestar económico-político-social, se han traducido en una alta cualificación y una escasa movilidad laboral. A mi modo de ver, principales causas de la baja natalidad española.

Para finalizar, he de señalar también, como segundo y último punto, lo que tildo como el fenómeno sociolaboral candente en los jóvenes con un nivel de estudios medio-alto “graduados”. La oferta de empleo público se ha convertido en la alternativa a la emigración, es decir, ya preferimos poco, legal y seguro que un atractivo convenio oscurecido de un hasta cuando que acecha al futuro inmediato, entonando un “visto, lo visto yo oposito” cada vez más frecuente en las facultades de nuestro ámbito geográfico.


Creación:

Antonio Mateos

Graduado en Relaciones laborales y recursos humanos por la USAL y por la UB.
Colaborador en el ámbito jurídico – laboral.
Estudiante de Derecho.

Colaborador redactor en Iuris Fácil.

Hola, 👋 si no quieres perderte las últimas publis en el blog y todo el contenido adicional que podemos ofrecerte cada semana...👇

Regístrate aquí para recibir este contenido en tu bandeja de entrada todos los lunes a las 10:00 (sin SPAM, prometido).

Enviando este formulario aceptas nuestra política de privacidad . Léela aquí para obtener más información.

Ayuda
Escanea el código