Te han citado para tu primer juicio penal o declaración, y no sabes ni cómo debes comportarte en Sala, ni cómo es el acto y todo eso hace que estés como un flan.

Encima tienes la mala suerte de no conocer a nadie que te pueda dar algunos consejos sobre como debes actuar o que vas a encontrarte ese día.

Consejos para tu primer juicio penal

Por ello, en esta entrada voy a intentar darte una serie de consejos sobre qué vas a encontrarte al entrar en la Sala, cómo debes ir y actuar ese día, como prepararte para el acto, etc. Espero que con esta publicación pueda ayudarte a ti, joven o no tan joven abogado, que tienes que afrontar tu primer juicio penal para que disminuyas en lo posible los nervios y puedas centrarte en defender bien tu caso y a tu cliente y en disfrutar de la experiencia, porque ante todo, lo más importante, es que disfrutes de esta experiencia que son los primeros juicios.

Ah, y sobre todo, que tengas en cuenta que por esto hemos pasado todos, desde tu contrario, el abogado veterano que conoces, tu tutor del despacho, e incluso, sin ir más lejos, el propio Juez, que en su día también tuvo sus primeros juicios de prácticas y tuvo que pasar por esos mismos nervios. Nervios que por otra parte no se pierden, y siempre afloran antes de cada nuevo juicio. Eso significa que lo que haces te gusta y le das la importancia que se merece. No lo olvides.

Antes del juicio

Prepara todo bien el día o días de antes.

– Acude a ver juicios previamente.

Es importante que intentes ir a ver juicios en el Juzgado en el que vas a celebrar el tuyo, y si puedes incluso con tu mismo Juez. De esta forma te preparas sobre cómo se sientan las partes, cuáles son los pasos que se siguen, formalidades e incluso puedes preparar cómo va a ser tu discurso en Sala o tu forma de expresarte.

– Organiza la vestimenta que vas a llevar el día D.

Ten preparado el traje, camisa, pantalón, etc., que llevarás para ese primer juicio. Prueba diferentes combinaciones con tiempo para quedarte con esa con la que te sientas más cómodo. No dejes nada al azar para último momento ni improvises vestuario. Ten en cuenta que eso te puede hacer sentir más incómodo e inseguro, y no creo que necesites más nervios de los que ya tengas de por sí.

Es importante que la vestimenta que elijas intentes que sea formal y adecuada, con colores serios, nada llamativo, y elegante. Ten en cuenta a dónde vas y cómo suelen ir vestidos/as las personas que van a juicio.

– Organiza el expediente.

Es muy importante que también tengas organizado el expediente, el maletín o mochila que vayas a llevar, bolígrafo, portátil, etc.

Si tienes documentación varia llévala toda bien separada y señalizada con post it para que puedas localizarla rápido (ponerte a rebuscar entre papeles sin encontrar lo que quieres es lo peor que puedes hacer en sala para tus nervios. Harás que aumenten x1000).

Si quieres llevar el portátil vigila la batería. Comprueba que los bolígrafos que vayas a llevar pinten. Que todo lo que vayas a llevar el día de la vista funcione correctamente y no dejes escapar nada de lo que esté bajo tu control.

El día D (Del juicio)

Cómo controlar tus nervios.

– Es casi imposible no estar nervioso.

¿Y por qué te digo esto lo primero? Para que lo tengas en cuenta y lo asumas. Es totalmente normal estar nervioso en tu primer juicio o vista en Sala. No pasa nada, todos pasamos por ello. Es mejor que lo asumas e intentes calmarte como puedas.

La mejor forma para relajarte, en mi opinión, es llevar muy bien preparado de antes cuantos más detalles mejor, desde el expediente, la documentación, el material que lleves como he dicho antes, etc. Si has hecho bien los deberes del punto anterior ya sólo estarás nervioso por la propia vista o juicio, y esos nervios son normales y más llevaderos.

– El cliente.

Ya sea un cliente privado o de turno de oficio si es el caso, siempre intenta hablar con él varios días antes. Explícale cómo va a ser el juicio ese día (te servirá a ti para prepararte mentalmente también), dónde os vais a situar cada uno en la sala, cómo debe de ir vestido ese día (es importante también el vestuario del cliente en Sala), queda con él en algún lugar que sea fácil encontrarse del Juzgado – bajo mi punto de vista, es mejor quedar fuera del Juzgado y que el cliente desde que entra en el edificio se sienta arropado -. 

– La toga.

Ahora mismo estamos eximidos de llevar la toga debido al coronavirus. No obstante, tu puedes llevarla si dispones de una toga propia. Si ese es el caso, póntela antes de entrar en la Sala y no dentro.

– Las buenas formas.

Cuando entres en la Sala, es muy importante cuidar las formas y la educación. Muéstrate respetuoso frente a todo el personal, desde el Juez hasta el Auxiliar Judicial (si quieres que te traten con respeto debes mostrar lo mismo).

Saluda con un enérgico buenos días (te ayudará a quitarte un poco los nervios y que la primera vez que hables en la Sala no te pase que te quedes sin voz).

Puedes llevar un poco de agua para evitar esto también y para ayudar a relajarte bebiendo un poco de agua antes de hablar (tragos pequeños, que tampoco acabas de correr la Maratón de Nueva York y nadie quiere que te ahogues en Sala – esto último no ayudaría a quitarte los nervios-).

Cuida la postura cuando estés sentado, igual que te explican cuando vas a hacer tu primera entrevista o a presentar tu TFG, ni muy tirado en la silla, ni muy echado hacia delante.

– Habla con claridad y seguro de ti mismo.

Has preparado ese primer juicio durante días. Que digo días, semanas. Que digo semanas, igual llevas meses dándole vueltas al mismo asunto y lo has leído más veces de las que te has visto Grease en televisión.

Ve seguro de ti mismo. Sólo tienes que contar en la Sala lo que tanto te has preparado.

Simplemente, intenta estar tranquilo y dejarte llevar. Además, esto te ayudará por si en algún momento tienes que improvisar algo. Porque si de algo tienes que estar seguro es de que, por mucho que te prepares un juicio, en ocasiones tendrás que improvisar en el momento. Pero si lo has preparado bien, esa improvisación estará controlada y no será nada fuera de tu control.

Y para acabar.

¿Ya está? ¿Esto era todo? ¿Tan rápido? Pues sí, verás que luego pasará todo muy rápido – no siempre, eh, pero espero que no tengas que estrenarte en un juicio complicado de varias sesiones-.

Te darás cuenta de que no era para tanto, pero la siguiente vez volverás a estar igual de nervioso. Pero ya has acabado y has cumplido con tu trabajo, con independencia de lo que decida luego Su Señoría.

Apláudete (mentalmente sólo, no montes allí el espectáculo al final), y sal a tomarte una cerveza con tu cliente para celebrarlo si tienes buen trato con él (y si no está en prisión claro, si estuviera detenido no te lo lleves o te detienen también a ti. Cuidado).

Rubén Insua Jurado
Rubén Insua Jurado

👨‍💼Abogado especializado en dcho.penal,propiedad intelectual y nuevas tecnologías.
©️💻Creador de eiuris: @eiuris_

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *