CONSEJOS PARA LA CARRERA/PROFESIÓN, TODO

Pasos para poner en marcha tu despacho profesional

Photo by Pixabay on Pexels.com

Hoy en día, son muchos los problemas a los que nos enfrentamos cuando nos surge una idea y queremos “emprender”, sea cuál sea el ámbito al que queramos acceder. Aunque lo principal es que nos veamos capacitados, preparados y con ganas, hay que tener en cuenta otros muchos aspectos para no fracasar en el intento. Los comienzos son duros (aunque esto es algo de lo que ya estarás cansad@ de oír), pero debemos ser constantes para alcanzar nuestro propósito; la llegada a la meta ya depende de nuestro día a día.

En el mundo del Derecho, el que yo he elegido, te enfrentas a numerosos desconocimientos iniciales derivados de la poca practicidad que, a veces, encontramos en la carrera o máster. A ello se suma el gran número de competidores, cada cual de ellos más experimentado y preparado que el anterior. Todos sabemos que el Derecho es una carrera de fondo, que nos obliga a actualizarnos día a día para no quedar atrás, por lo que no debemos tener miedo a empezar desde cero, ya que cada nuevo caso que se nos plantee será un nuevo inicio. No obstante, “preguntando se llega a Roma”, y con este post, espero poder ayudaros a arrancar.

PASO 1.

Pregúntate a ti mismo si de verdad quieres emprender, si tienes las cualidades necesarias. ¿A qué me refiero con esto? En el momento de emprender, tenemos a nuestro alrededor numerosas circunstancias, así como nuestras cualidades y capacidades, que son factores fundamentales para lograr el éxito. Por ello, es fundamental la realización de un ejercicio de autoevaluación, donde analicemos los pros y los contras. De esta forma, no solo conoceremos nuestras virtudes, sino también nuestras carencias, facilitando la búsqueda de soluciones a través de la formación, el asesoramiento, etc.

PASO 2. Modelo de negocio.

Esto nos va a servir para determinar los fundamentos de cómo nuestra empresa crea, proporciona y capta valor. Para ello nos podemos valer del denominado “Modelo Canvas” de Alexander Osterwalder, cuya metodología investiga 9 áreas fundamentales que conforman el modelo de negocio.

PASO 3. Análisis DAFO. 

Y preguntareis, ¿qué significan las siglas DAFO? Pues bien, a través de este análisis identificamos cuatro aspectos fundamentales: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. Se trata de un análisis interno (Fortalezas y Debilidades) y externo (Amenazas y Oportunidades). Tras ello, sería necesario definir una estrategia que lleve a potenciar las fortalezas, superar las debilidades, controlar las amenazas y beneficiarse de las oportunidades. Para ayudarte, puedes utilizar la Herramienta DAFO que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo pone a nuestra disposición en la página web http://www.ipyme.org/es-ES/DecisionEmprender/Paginas/DAFO.aspx

Photo by fauxels on Pexels.com

PASO 4. Plan de empresa.

De esta forma se reduce la incertidumbre respecto al grado de factibilidad de la propuesta, aportando verosimilitud a la misma y sirviendo, además, como herramienta de marketing y comunicación para los posibles inversores. Al igual que en el punto anterior, también se dispone de una herramienta para elaborar un plan de negocio en la página web https://planempresa.ipyme.org/

PASO 5. Estructura organizativa.

Se trata de realizar un organigrama de la empresa donde se reflejen las áreas de trabajo, las personas que formarán parte de cada una de ellas, las funciones a asignar, responsabilidades e interrelaciones entre departamento o áreas. Aunque en la mayoría de las ocasiones en el sector jurídico, se tratará de empresas de reducido tamaño al inicio, es una tarea útil para determinar todos los aspectos necesarios a tratar en la empresa. Por ello, siempre se suele optar por una organización simple, donde todo gire en torno a un “director general o gerente”, de tal forma que haya una mayor flexibilidad y caracterizado por un bajo coste. De esta forma existe una coordinación por supervisión directa y una centralización de las funciones.

PASO 6. Plan económico-financiero.

Debemos cuantificar la inversión inicial necesaria dependiendo de las circunstancias de cada proyecto. Los gastos mínimos que deberemos atender giran en torno a la constitución de la empresa, la colegiación obligatoria en el Colegio correspondiente para el ejercicio de la profesión (abogado, graduado social, procurador, gestor administrativo, etc), y el lugar donde prestar nuestros servicios, nuestra oficina, junto con los costes que pudiera acarrear la adquisición (ya sea compra o alquiler) y el acondicionamiento de la misma, así como el mobiliario, consumibles y equipos informáticos.

PASO 7. Elección de la forma jurídica.

La forma jurídica elegida condicionará las obligaciones fiscales, contables y laborales. Entre ellas, las más incluidas en el sector de las actividades jurídicas, contabilidad, auditoría y/o asesores son autónomos (profesionales individuales) y sociedades limitadas.

El proceso de constitución debe pasar por los siguientes puntos:

  • Solicitud de certificación negativa del nombre de la sociedad al Registro Mercantil Central (solo en el caso de sociedades mercantiles, no para autónomos).

La solicitud de denominación social se puede realizar telemáticamente a través de la página web http://www.rmc.es/Deno_solicitud.aspx

  • Solicitud del número de identificación fiscal ante la Agencia Tributaria (sociedades mercantiles) o Alta en el Censo de empresarios y profesionales (autónomos), mediante los modelos 036 o 037, siendo obligatoria la presentación de dicho modelos de manera telemática a través de la página web de la AEAT (https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/procedimientoini/G322.shtml)
  • Escritura pública ante Notario, junto con los estatutos sociales, y liquidación del impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados (sociedades mercantiles).
  • Inscripción en el Registro Mercantil y legalización de libros obligatorios (sociedades mercantiles).
  • Liquidación del Impuesto sobre Actividades Económicas (sociedades mercantiles).
  • Alta en el régimen correspondiente de la Seguridad social, ya estés encuadrado en el RETA o como socio y administrador de la mercantil.
  • Obtención de firma digital o certificado electrónico. Este trámite se puede realizar a través de la página web de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (https://www.sede.fnmt.gob.es/certificados), a través de la cual, ya seamos persona física o representante de una mercantil, obtendremos un Código de Solicitud. Con dicho código se deberá acudir a una oficina de registro para acreditar nuestra identidad (AEAT y algunas oficinas de la Seguridad social), tras lo cual nos enviarán la confirmación de generación del certificado y lo podremos descargar en nuestro ordenador.
  • Registro de la marca o nombre comercial en la Oficina Española de Patentes y Marcas (optativo).

PASO 8. Plan de Marketing.

Nos encontramos con cuatro puntos fundamentales. En primer lugar, analizar nuestra clientela potencial (quiénes son, hacia quién nos dirigimos, dónde están, cuáles son sus motivaciones de compra, cómo, dónde y cuánto consumen este tipo de servicios, son personas o son empresas).

En segundo lugar, se deben fijar una serie de objetivos. Una propuesta de valor, es decir, la razón por la que nuestros clientes van a consumir nuestros servicios y no los de la competencia. Analizar el lugar que ocupa nuestra propuesta de valor en la mente de nuestra clientela cuando lo compara con la competencia (posicionamiento). También objetivos cuantitativos que marquen las aspiraciones de la empresa para los próximos años.

En tercer lugar, la estrategia comercial. Para definir la estrategia comercial, se debe definir de forma precisa el producto, sus propiedades y características técnicas, así como aspectos que lo acompañan. El precio también tiene una gran repercusión en la imagen de nuestro servicio y de su posicionamiento frente a la competencia, por lo tanto, se debe fijar mediante un proceso de reflexión teniendo en cuenta factores internos (costes, margen, posicionamiento, innovación…) y externos (valor percibido, desarrollo del mercado, precios y situación frente a la competencia…). También es importante identificar los canales que tendremos que utilizar para hacer llegar nuestro servicio a la clientela objetivo. Comunicación, publicidad y promoción son claves para comunicar las virtudes y beneficios de nuestros servicios para persuadir a un público objetivo, dándonos a conocer a través de una página web y las redes sociales; pero también lanzando estímulos o incentivos a corto plazo dirigidos a clientes para fomentar la adquisición del servicio.

Por último, el presupuesto. Se debe establecer la cantidad anual de recursos destinados para la ejecución de todas las acciones comerciales.

Y dicho esto, solo faltaría tener constancia en nuestro trabajo y ¡MUCHO ÁNIMO!

Creación:

Mª Ángeles López Cabezuelo.

Abogada.
Grado en Derecho. Máster de Acceso a la Abogacía. Máster en Consultoría y Asesoría Fiscal y Financiera.
Redactora colaboradora en Iuris Fácil.

Instagram: @lopezcabezueloabogados

Linkedin: www.linkedin.com/in/mª-ángeles-lópez-cabezuelo-a2930a190

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s