La estancia perfecta para estudiar, parte I

Estamos muy acostumbrados/as a ver fotos en Instagram y otras redes de apuntes perfectos, habitaciones perfectas y casas más que perfectas que nos llenan la cabeza de ideas. Muchas de estas fotos nos motivan para “el cambio” y creación de nuestro lugar de trabajo o estudio adecuado. Pero lo más normal es que sea difícil mantener en perfecto orden ese lugar. En esta entrada, trataremos distintas ideas de organización de tu escritorio o lugar de estudio/trabajo, para poder hacer de una forma simple que sean agradables y motivadores.

Cada persona es un mundo y es probable que en algunas cosas coincidas totalmente y te funcionen, que en otras coincidas parcialmente y que en otras digas: “queee vaaa”. Como lo más adecuado es siempre hablar desde la experiencia propia, no voy a poneros ejemplos de psicólogos, de otras personas o de cuentas que hablen sobre el orden y demás, sino que, como otras veces, os voy a hablar de mi forma de ordenar o colocar el escritorio, de mi forma de ordenar apuntes, de colocar las cosas…etc. ¡Vamos allá!

El lugar de estudio

Opinión personal

He vivido ya en varios pisos de estudiantes y puedo decir que…”como en casa en ningún sitio”. Esa es la primera idea que quiero compartir con vosotros/as, porque la primera vez que te mudas (en este caso siendo a piso compartido) contiene una variedad de sensaciones distintas positivas como: excitación, alegría, independencia personal…pero otras sensaciones totalmente distintas, sean negativas o neutrales, como: “morriña”, (una sensación tan utilizada por los/as gallegos/as para definir esa pena por no estar en casa, ese recuerdo de la tierra de la que procedes, el recuerdo de lo propio…y con muchos significados más sensoriales que explicables). También puedes sentir con el paso de los días algo de incomodidad, miedo a lo desconocido, rechazo al cambio. Y si tienes que convivir con desconocidos/as…ya ni te cuento.

Pero bueno, como iba diciendo…”como en casa en ningún sitio”, porque ahí es dónde se encuentra tu zona de confort y dónde tienes todas tus cosas, tu orden o desorden y tu vida en general. En este caso, como ahora en casa no estoy, pues no hablaré sobre mi orden allí, sino sobre cómo tengo ordenada la habitación en el piso de estudiantes.

En primer lugar, estudiar en la biblioteca o en lugares compartidos no me resulta cómodo por estos motivos: siempre hay alguien que hace ruido, no puedes estar en pijama, no puedes repasar en voz alta, no puedes caminar dando vueltas mientras que estudias… es decir, no puedes hacer todo aquello que te define como estudiante con sus hábitos y manías. Pero para gustos colores y está claro que hay un número muy elevado de personas que prefieren la biblioteca mil veces a otras opciones.

Siempre estudio en mi habitación porque:

  • Es un lugar tranquilo,
  • Puedo estudiar con ropa extra-cómoda.
  • Puedo tener la luz que quiero.
  • Puedo comer lo que quiera y cuando quiera.
  • Puedo desplegar todos mis subrayadores, folios, pos-its, carpetas, libros…etc ocupando el espacio que quiera.
  • Puedo estudiar con o sin tapones dependiendo del día y del ruido.
  • Puedo regular la temperatura de la estancia.
  • Puedo ventilar la habitación cuando quiero, poner velas o incienso…
  • Tengo mi sitio fijo y no tengo por qué preocuparme de irme y volver cuando quiera.
  • Puedo despejarme escuchando música, echando una siesta, viendo una serie…

En definitiva, porque me da más libertad y porque personalmente me gusta más. Y, a parte, no me desconcentro cada vez que alguien se sienta o se levanta de la silla o cada vez que alguien se toma selfies, o se pone a hablar…etc.

Si quieres centrarte en hábitos de estudio o manías de estudiantes tengo las entradas perfectas para ti: Hábitos de estudio: pack 1 de esenciales para aprobarHábitos de los estudiantes antes de un examen, también disponible en el blog: Hábitos de estudio: pequeñas manías de los estudiantes

Cómo debería ser el lugar de estudio

Dicho todo esto, y ahora siendo más serios/as, tu lugar de estudio debería ser un lugar silencioso, cómodo, relajante, con la luz adecuada para la vista, con una temperatura normal (las temperaturas extremas nos hacen reaccionar estando incómodos/as y nos desconcentran). Debería ser un lugar ordenado, con espacio suficiente.

Seria interesante que si eres una persona nerviosa o curiosa tengas incienso, velas o algo que te relaje para crear un ambiente placentero. También es muy importante pero que MUY IMPORTANTE tener la estancia ventilada. Cuando estamos en un ambiente cargado se hace más complicado centrarse. Estaría bien ventilar la habitación cada vez que descanses del estudio (eso sin contar las épocas de verano). 

Todo lo que pueda motivar a nuestro cerebro debería ser bienvenido tanto al hábito de estudio como a la estancia.

El orden de los muebles

El escritorio:

Es importante que esté orientado de una forma adecuada para la correcta visión de los documentos, libros o de tu ordenador. Aprovechar la luz natural al máximo tiene efectos muy positivos no solo físicamente por el descanso de la vista, sino también psicológicamente, ya que te motivará y te proporcionará energía. (Puede que no me creas al leer esto, pero la gente que me rodea coincide conmigo en que los lugares en los que hay poca luz natural suelen tener efectos negativos en el humor a largo plazo. Un ejemplo lo puedo dar esto días de noviembre que lleva lloviendo muchos días en Galicia y que llevo sin ver el sol pues…ya no me acuerdo, al menos de la última vez que el cielo era completamente azul….¡¡qué dramático!!, pero es cierto.)

Para aprovechar la luz es muy importante que el escritorio esté en una zona en la que la luz natural entre por el lado opuesto a la mano con la que trabajamos. Por ejemplo, siendo yo diestra, mi escritorio tiene la ventana situada a la izquierda. Esto…¿por qué? pues para que la mano al escribir no haga sombra y podamos ver bien en todo momento lo que escribimos.

En cuanto a la luz artificial, pues lo mismo. Igual teniendo la luz general de la habitación en el techo la consideras suficiente, pero sería interesante iluminar más tu escritorio teniendo un flexo o lámpara situados de la misma forma que la ventana a ser posible. En el tipo de luz, pues cada persona es un mundo. Conozco a gente que estudia en la cocina con luz más “fría” y otra gente que prefiere luz “cálida” que es la más común en las habitaciones.

Lo que rodea al escritorio

Silla

Que la silla sea muy cómoda es importante por las horas que vamos a estar estudiando. En este suele haber una contradicción entre las sillas de casa y las sillas de los colegios y universidades. A mí las sillas de la universidad me “matan”, pero sé que hay varios motivos para que sean de un tipo u otro. Se supone que las sillas de los colegios son duras para no perjudicar la formación de los huesos de los/as niños/as por la etapa de crecimiento, algo que viene siendo la “ergonomía” y que puedes leer con calma por ejemplo en este enlace:

https://silleriaaragonesa.com ergonomia-mobiliario-escolar

Pero no obviando lo anterior, la silla debe ser cómoda y no solo cómoda, sino adecuada. A poder ser no estudies en una silla de cocina, en un taburete, en un sofá o tirado/a en cama. Todo por el bien de tu espalda, porque sufrir de dolor de cervicales o espalda es terrible, y muchas personas terminan su etapa de estudiantes con una cosita conocida coloquialmente como “chepa” y que viene siendo una joroba más o menos ligera.

Lo que yo uso es la mítica silla de escritorio con ruedas y respaldo ajustable que es algo mullidita pero no lo suficientemente acolchada como para dormirme. Mantiene la espalda recta pero con una ligera curva en la zona baja en el respaldo para la acomodación y descanso de la espalda. También es práctico utilizar un cojín pequeño para poner en la zona de la curva baja de la espalda, notarás como se relaja y no te tensa tanto.  

Muebles alrededor

Sería interesante no sobrecargar la habitación con una pila de libros o muebles en exceso. Que sea un ambiente sin exceso de elementos visuales para no sentirnos atrapados/as.

Si eres de esas personas que son muy minimalistas, pues genial. Si no lo eres y te encanta tener miles de cosas por todas partes, pues también está bien, aunque es mejor que al menos el escritorio lo tengas con lo mínimo esencial. Ejemplo de imagen 1 y 2.

A mi parecer, cuantas más cosas en frente mientras estudias, más distracciones tendrás y más se desviará tu atención de los folios.

 


Aun así, teniendo el mobiliario perfecto es imposible no cansarse y sobrecargarse. Es por eso que te recomiendo:

Ejercicios para descansar

En esta entrada puedes ver ejercicios, estiramientos o ideas para descansar esos músculos tensos tras largas horas de estudio:

Estudiar mejor y sufrir menos: deporte y ejercicios

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s