Quiero ser emprendedor o empresario, ¿y ahora qué?

Ser EMPRENDEDOR, EMPRESARIO, querer crear una empresa… Así de sencillo se dice y no lo es tanto, teniendo gran parte de culpa la burocracia, por ello y para poder ayudarte un poco, voy a dejar algunos tips que debes tener en cuenta, sin perjuicio de la particularidad de algunas actividades.

WhatsApp Image 2019-09-23 at 19.27.42
autoria: David Soler Oti. Abogado en DD-Abgogados (www.dd-abogados.es)
  1. Relaciones con la Seguridad Social. Deberás darte de alta de autónomo. Si cumples determinados requisitos, podrás acogerte a la bonificación de la Tarifa Plana. La Ley dice que estarán incluidos en el alta de autónomo “las personas físicas que realicen de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena. Esta actividad autónoma o por cuenta propia podrá realizarse a tiempo completo o a tiempo parcial“. Es cierto que la Inspección de Trabajo no está sancionando cuando los ingresos no superan el mínimo del SMI y se puede constatar que la actividad no es la habitual.
  2. Relaciones con Hacienda. Hacienda somos todos y no es para menos. Por ello tendrás que ser tú quien se ocupe de gestionar el alta en la actividad y presentar los modelos correspondientes anuales y trimestrales en relación con los impuestos de IVA e IRPF (si has constituido una sociedad, deberás tener presente el IS). Si realizas escritura pública, ten en cuenta que puede estar sometida también al ITPyAJD. Como ves, son bastante y bastante variados.
  3. Relaciones con el Ayuntamiento. Si vas a desarrollar tu actividad en un local u oficina, debes saber que tienes que solicitar la licencia de actividad y funcionamiento a tu Ayuntamiento. En determinadas ocasiones sirve con una declaración responsable para poder empezar, manifestando que se cumplen todos los requisitos, sin perjuicio de que sea la Administración quien lo compruebe posteriormente.
  4. Contrataciones de suministros y habilitación del local. Saber si vamos a necesitar luz, agua, gas, teléfono, conexión a Internet o un teléfono móvil será determinante a la hora de su contratación. Igualmente, estos suministros afectos a la actividad tienen su repercusión fiscal. Si vas a alquilar un local, revisa el contrato y dirás , ¿un contrato más? No. Es, probablemente, uno de los primeros contratos que firmarás y que puede traerte más de un quebradero de cabeza, pues este contrato, por dar alguna noción básica, no está sometido a la protección habitual del consumidor o residente que destina a vivienda habitual, por lo que sus cláusulas suelen ser bastante más restrictivas.
  5. Bancos y financiación. Si necesitamos financiación externa o simplemente necesitamos una cuenta bancaria donde ingresar el dinero que ganemos o los gastos que necesitemos vincular a la actividad, la oferta es bastante variada, por lo que mi recomendación es ahorrar en comisiones, sin perjuicio de valorar la oferta-servicio que ofrece un banco y si lo vamos a necesitar (si vamos a hacer pagos superiores a 30€ estamos obligados a disponer de métodos de pagos alternativos al efectivo).
  6. Disponer de hoja de reclamaciones. Las hojas de reclamaciones se dirigen a la Oficina de Consumo de la Comunidad Autónoma y son utilizadas para proteger al consumidor (cuando tiene razón). Para saber si cumples o no con la protección al consumidor, el primer paso es tener este Libro a disposición de quien lo solicite (cuando sea consumidor o potencial consumidor). Daría para otro post explicar su funcionamiento, lo dejamos para otro día.
  7. Protección de datos. Si manejas datos, deberás cumplir y adaptar tu empresa para implementar protocolos, cláusulas y contratos con terceros para su adaptación. Este novedoso panorama, cuya regulación deriva del Derecho a la Intimidad, debemos esforzarnos en protegerlos celosamente y mantener una actitud proactiva hacia esta protección, pues así se desprende del RGPD. Teniendo en cuenta el uso diario de las tecnologías, no podemos olvidar que en estas relaciones intervienen terceras empresas ajenas a la relación y el cliente debe conocer (WhatsApp, Facebook, Google, Microsoft…). Eso sí, estas empresas reciben datos y deben hacerlo de forma cifrada, por lo que no están exentas de responsabilidad.
  8. Prevención de Riesgos Laborales. Si vamos a tener trabajadores a nuestro cargo, debemos asistir a nuestros trabajadores en su puesto de trabajo, para evitar que existan los accidentes laborales por imprudencias del puesto de trabajo. Grosso modo, esto requiere un análisis de las características del puesto y analizar los posibles riesgos para que el trabajador los conozca y sepa prevenirlos. La determinación de la responsabilidad en cuanto al cumplimiento o no de esa normativa es fundamental.
  9. Proveedores y terceros. Es posible que mantengas relaciones con proveedores y con terceros clientes. En este caso la burocracia es lo más sencillo, pues a veces se reduce a un contrato o el pago de alguna factura, la emisión de un ticket o la recepción de una mercancía. En definitiva, es conveniente prestar atención a qué haremos y cómo lo haremos cuando
  10. Facturación y llevanza de cuentas. Debemos llevar al menos la contabilidad básica en orden, si puede ser diaria muchísimo mejor y si no, semanalmente. Mensualmente también puede ser, pero no te duermas que se acumula la faena ;). Aconsejo guardar y almacenar las facturas emitidas por un lado (las que emitimos al cliente) y las recibidas por otro (las que nos generan gastos). Es conveniente conocer la facturación: qué impuestos se aplican y en qué porcentaje, si hay retención de IRPF, la determinación del concepto…

Por último, si lo que queremos es ASOCIARNOS con algún conocido, compañero o amigo, habrá que valorar bien no sólo la forma jurídica (sociedad limitada, comunidad de bienes, sociedad civil, asociación temporal), sino establecer algunas premisas importantes en los estatutos que van a regir la relación: denominación social, capital social (en caso de ser necesario), forma jurídica, relaciones entre los socios, quién será/n el/los Administrador/es, domicilio social, identidad de los socios, objeto social… Elevar estos acuerdos a escritura pública será obligatorio o sólo recomendable en función de una u otra forma jurídica.

Cada situación es diferente, por lo que a veces pueden alargarse más o menos los trámites en función de la actividad, el número de socios, el tamaño de la empresa, el número de trabajadores…

No es lo mismo crear una empresa de venta de productos de cosmética online, que crear una empresa física de venta de zapatillas, que una serrería o un laboratorio, una clínica, o un estudio de arquitectura… en fin, las posibilidades son extremadamente variadas. Lo que es evidente, es que a la hora de trabajar, no debe ser un impedimento la burocracia, pues para eso estamos los profesionales y operadores jurídicos, que podremos ayudarte.

 


Entrada por el colaborador de Iuris Fácil: David Soler Oti. Abogado en DD-Abogados. (www.dd-abogados.es)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s