Hábitos de estudio: pack 1 de esenciales para aprobar

Todos/as tenemos una asignatura o varias que son nuestro “Talón de Aquiles” en la carrera. Los motivos por los que nos resulte difícil aprobarlas pueden ser variados: desde la idea de que las odiamos, pasando por el aburrimiento o simplemente la pereza o colapso al tener tantas que estudiar.

Aun así, es de vital importancia quitarnos de encima esas materias, porque al fin y al cabo, las excusas, excusas son…y la carrera hay que terminarla. Si no apruebas esas asignaturas, las tienes pendientes, suben de precio, agotas convocatorias y a parte de desmotivarte, pues te frena en la carrera.

Y me dirás, ¿a qué viene esta introducción tan agridulce?

Pues a que en Iuris Fácil entendemos esa sensación de suspender una asignatura y arrastrarla y queremos ayudarte a ponerle fin.

¿Y eso cómo?

Pues con unos consejos o hábitos de estudio que resulten más efectivos que los habituales: atracones a última hora, malos apuntes, poca asistencia a clase…etc.

Consejos para aprobar tus asignaturas

Atención: antes de nada, debe quedar claro que cada persona necesita un método de estudio u otro según su capacidad, ganas y tiempo. Pero en este caso lo que vamos a hacer en IF es presentar consejos generales a tener en cuenta, de los cuales podéis quitar vuestro método de estudio. Es decir, mediante el uso conjunto de ciertos de los siguientes puntos combinándolos a vuestro gusto podríais dar con vuestro método de estudio perfecto.

1- Utilizar manual.

Tener un manual de estudio bueno te va a servir desde el minuto cero en la carrera hasta que la termines e incluso en tu carrera profesional.

Es de vital importancia tener en cuenta estos detalles:

  • Que sea un manual actualizado. Si es de ediciones muy antiguas y está desfasado vamos a confundirnos demasiado a la hora de estudiar. Ya sabéis que el Derecho cambia porque se crean nuevas leyes, la historia en si cambia…etc.
  • Que sea un manual recomendado por un profesor. Si es posible, de todos los que recomienda el departamento de tu materia, elige el que más valoren tus profesores. Eso te ayudará a hacer un buen examen tanto de materia como de ideas a su gusto.
  • Relacionado con el punto anterior, hay que tener en cuenta que, es importante que entiendas el manual que vayas a coger. Esto radica en que si no te sirve para entender la asignatura y te la complica aun más, no vale la pena. Por lo que, de entre los que indica tu profesor o el departamento, si no puedes entender el más recomendado, elige otros de la lista que te sean más fáciles de entender. Al fin y al cabo, lo que está en un manual, está y se puede aprobar igualmente.  (si eres capaz de entender el recomendado como 1º, mejor, y si no, da igual porque todos los indicados son válidos).

2- Asistir a clase.

Puede sonar a consejo de “mamá” o “profe”, pero realmente, asistir a clase nos ayuda mucho a la hora de estudiar.

  • En primer lugar, te ayudará con el primer punto (utilizar manual), ya que sabrás en qué parte del manual se encuentra la materia que trabaja el profesor. Por lo que sabrás seleccionar la materia susceptible de examen y segregar la información.
  • Sabrás en todo momento lo que hay que hacer para subir nota: actividades, recomendaciones, puntos clave, anotaciones…etc.
  • Crearás vínculo con tus compañeros/as de clase. Esto es bueno, ya que si tienes clases interactivas es necesario tener algo de afinidad con los/las integrantes del grupo. ¿Por qué? Pues porque son las personas con las que tratarás para entregar los trabajos conjuntos. A parte de eso, es importante ese vínculo a la hora de resolver dudas o contrastar ideas y opiniones sobre temas de los que algún compañero o compañera se han enterado mejor.
  • Te centras en la carrera y evitas malos hábitos como: estudio en casa, tengo más tiempo libre…”bah, empiezo después”, “hay tiempo”…etc. Es decir, con esto te marcar una rutina distinta a la de “hoy voy”, pero “hoy no”. Al ponerte una rutina diaria, eres más ordenado/a a la hora de estudiar y más eficiente.
  • Puedes preguntar al profesor tus dudas en el momento y seguir su explicación para entender mejor el manual y hacer unos apuntes efectivos.
woman lying on area rug reading books
Photo by Renato Abati on Pexels.com

3- Estudiar todos los días (o casi).

Te juro que es cierto, palabra de “compi”. O estudias desde ya, o:

a) No tendrás una buena nota.

b) Te agobiarás.

c) Suspenderás.

No caigas en el tópico de estudiar una semana antes y ser el/la amo/a del universo. Hay muchas personas que te van a dar una manzanita envenenada para morder con la frase de “ay yo…, pues yo que va, me estudio dos días antes la materia y la apruebo eh”, “yo con una semana antes y sin ira  clase, me lo apruebo todo eh”…QUE NO, QUE NO, QUE NO!! (a no ser que tengas dotes ultradivinas, en cuyo caso, me lo creo).

A ver, que hay materias en las que es muy fácil aprobar. Pero es que esas son las que menos. Las que más, van a requerir esfuerzo por hacer interactivas, esfuerzo por estudiar y memorizar, esfuerzo de asistir a clase…etc. Y quién te dice que no hace nada y aprueba es mentira. Puede ir más o menos a clase, estudiar más o menos horas…pero ALGO hace. Y a veces, por quedar bien o de “pro”, se dice lo que sea.

Si quieres tener una formación muy buena de cara al futuro, no solo en el curso en el que estás, ten esto en cuenta. La carrera no es memorizar, aprobar y olvidar. En Derecho todo está conectado, y cuando salgas fuera de la comodidad de las aulas en las que te puedes equivocar sin consecuencias graves…ya verás si era cierto o no.

4- Ordenar tus actividades

Es bueno llevar un orden para poder crear el hábito, ya que un hábito requiere de su repetición para serlo. Entonces, sería buena idea anotar lo que debes hacer en una agenda y también lo que quieres o necesitas. Esto ordenado por prioridad y necesidad. Es decir:

  • Marca las horas de realización.
  • Escribe primero lo más importante y dentro de lo más importante, lo que debe ser antes.
  • Utiliza un instrumento adecuado que lo contenga todo: una agenda, una libreta…Así no te olvidarás de nada, lo cual es típico cuando vas dejando papeles o notitas por todas partes.

1- ORGANIZA, utiliza lo que necesites: post-its, colores, etiquetas, agenda, folios…etc.

2- PRIORIZA, siempre antes lo que sea más urgente.

3- CUMPLE con lo organizado, intenta no cambiar lo que has planificado si no es necesario y lo haces por pereza.

 

(Esto como inicio de hábito muy muy básico. Habrá más entradas con contenido diverso y profundizando en el mismo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s