Sapere aude

En esta entrada quiero que dejes a un lado los estudios, el agobio, las noches en vela, los nervios por las notas, por las exposiciones, el olor a subrayador, a café, a monster…y quiero que dejes la mente en blanco hasta que de repente solo sientas estas líneas.

Desconecta y reconecta contigo. Piensa en quién eres, qué has conseguido y cómo. Piensa en si has sufrido para conseguirlo, y piensa quién y como eras antes de conseguirlo.

¿Ya has terminado?

Probablemente seas feliz, o no, no puedo saberlo, pero me gustaría que esos pensamientos te ayuden a aclarar lo que sientes. Hay un sentido general que todos queremos tomar, el sentido a la felicidad, al éxito y a la vida plena. ¿Crees que es posible?

La verdad es que no tengo ni idea. Así como puedo recitarte algunos temas de memoria de tanto suspender exámenes y otros de aprobarlos sin estudiar a penas, también puedo decirte que no tengo ni idea de lo que nos espera de esta vida.

Lo que sí sé es que la vida es más cómo la vives. Cómo construyes tu modo de vida. Por ejemplo, puedes vivir para estudiar o estudiar para vivir. Aunque hay personas que estudian viviendo. ¿Quién es más feliz? Pues, como bien nos enseñan en Derecho: depende.

Mi propósito es ayudarte a entender mejor. No la vida, sino el Derecho. ¿Por qué? Pues porque, como tú, no entiendo muchas cosas de las que estudio o no me las explican bien. Porque a veces no encuentro motivación para aprenderlas, porque creo que no me valen para nada. A veces es más práctico leer un texto en Internet que te lo aclare todo, que un libro de 500 páginas, aunque el contenido no será tan exquisito. Por eso surge la idea de este blog y por el constante avance que debe perseguir el estudio, por la mejora y el cambio.

Si todavía no has empezado Derecho, hola. Deberías saber que es una carrera tan dura como tú la hagas, tan pesada como tú la hagas, tan bonita como tú la veas y tan tuya como ti mismo/a. No hagas caso a ojos ajenos, a lenguas ajenas. Vive la experiencia por ti mismo/a si es lo que quieres. Sin miedo, sin temor a un profesor, a una materia. Sin terror al tiempo, a los exámenes. Te acostumbrarás. Si ya has estudiado Derecho o ya lo llevas avanzado. Sigue y resiste, que tú puedes.

Porque todo pasa. Todos/as hemos sufrido en algún momento por algo o alguien. Y ¿se ha pasado no? Hasta el tiempo pasa. Por eso debes aprovecharlo a bien.

Sapere aude

Para mí, aprender es algo bonito. Me gusta saber para poder transmitir a la gente de mi alrededor mis conocimientos sobre algo y sentir que he hecho algo positivo. Se supone que cuando alguien intenta aprender algo primero lo visualiza, luego lo analiza y razona hasta que la idea forma algo coherente en su mente. Una vez que razona sobre algo y la idea se instala en su cabeza, lo hace para siempre, porque está adquiriendo un conocimiento que por lógica su cerebro guarda en esos cajones mágicos que todos en algún momento de nuestra vida pensamos que existen.

Mi idea de aprender es hacerlo motivada, practicando lo aprendido, razonando y en ocasiones experimentando. Sin embargo, para otros, la idea de aprender desde siempre y hoy en día es sentarte muchas horas de tu vida a leer y memorizar miles de palabras desde que entras en el colegio, pasas por el insti, entras a un ciclo o universidad y sales al mercado laboral. Gracias a eso mi cabeza se ha quedado muchas veces en off después del proceso de desgastar mi muñeca escribiendo apuntes de algo recitado por un profesor, algo que ya está en un libro y sólo necesitaría ser explicado con lógica. Eso sigue pasando en la universidad.

De toda la información que hay en libro de texto, al final solo tenemos tiempo de leer una poca hasta que se acabe el curso y procesar una poca menos en nuestras cabezas, para así escribirla un día de nuestra vida en un examen. Copiar, memorizar, poner nombre y apellidos, escribir y sacar un número que se supone que mide tu valía como persona sin tener en cuenta todas las variables de la vida.

¿Pasa algo si suspendes? ¿Pasa algo si fracasas? Pues claro, siempre pasa. Pero recuerda, lo vivirás como tú quieras vivirlo. O eso creía hasta que me cansé de estudiar y aprobar y suspender y memorizar y de todo. Porque te cansas. ¡¡Vaya si te cansas!! Pero ¿sabes que?

Al final, te cunden las fiestas, las risas, las nuevas amistades, los ligues, las noches en vela. Incluso te cunden las caídas, porque es mejor que te paren los pies con 18, 19, 20 o 21, incluso con 25 que con 30, 40 o 50. Que la vida jode para todos/as. Y aunque parezca que hay gente infinitamente perfecta, feliz y exitosa, algo hay que les mata por dentro como al resto. Pero no te confundas, eso no es razón para sentirte mejor. ¿O si? ¿Por que no? ¿Es pena? ¿Es conformismo? ¿Es envidia? Vaya. Simplemente es un sentimiento. Porque al final, somos un cúmulo de sentimientos.

Lo más importante es vivir y dejar vivir. Así que, vive y revive tus momentos cuanto quieras. Pero no dejes de lado tus sueños y metas por miedo, fracaso y pena.

Bienvenido/a Iuris Fácil futuro/a jurista.

Gracias por permanecer en Iuris Fácil, agobiado/a estudiante.

Gracias por la confianza, ya jurista.


Entradas para primeros pasos en el blog:

¿Quiénes somos?

Qué es Iuris Fácil

Top 10 sobre la carrera de Derecho

Primeros pasos I: qué es el Derecho

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s